…lenta agonia

Sus ojos son similares a hojas otoñales, ahora se muestran marrones y secos por los vientos invernales que azotan de continuo su rostro turbulento y castigado por todo tipo de inclemencias y maltrato, no resultan ser ni carentes de emoción ni tampoco inertes sino todo lo contrario!! con frecuencia se tornan en tempestad y  parecen enfurecidas olas de mar cuándo alcanzan su máxima altura… miran desafiantes desatando el temor  de cualquier corazón osado y valiente que se ponga en su camino, un corazón que sin remedio alguno, habrá de sucumbir ante su grandeza y poder mientras totalmente paralizado, cuál estatua esculpida en piedra , aguarda el terrible golpe de la descarga final.. ¡Ningún corazón humano podrá mantenerse ahora ante ella y permanecer impasible y sin castigo! Ya había terminado ese tiempo, y es por ello que se encuentra en ese estado deplorable…

Sus cabellos se vistieron ya de un invierno gris (invierno que ahora sería eterno) y blanca escarcha. Dejaron de brillar con el tiempo, se muestran recios, rudos y secos , pero fuertes cual alambre.

ea0733f91e461ec2c1c26e3a89893456

Es un rostro vivo como el de la naturaleza misma en movimiento constante, se aprecia que algún día fue indescriptiblemente hermosa,  pero ahora terriblemente ajada y furiosa por las despiadadas heridas que la causaron sin razón alguna. Ella lo dio todo, abrió su manto y cobijo a todo el que vino, no ocultó ningún recodo, no guardó para sí ningún espacio propio, se dio por completo confiada, serena, ingenua, bella y misteriosa sin límites, paciente…

Antaño sus labios fueron leves ondas en los que dejaba dibujar una sonrisa, un dulce vaivén de aguas mansas reflejos de un fulgurante sol, candidez y paz. Sus cabellos dorados conservaban aun calor y adquirían un color plateado a la luz de la luna. Y sus ojos almendrados se mostraban serenos y firmes rebosantes de un color oliva a veces, de azul claro en otras ocasiones, brisa fresca en su rostro expresivo sin dilación e intimidante belleza…

Su voz sonaba como suenan las aguas durante el correr fluido de un arroyo claro y nítido remanso de paz en cada palabra dicha, olor a primavera flotaba tras de si , como si portara todas las flores del mundo , el frescor de la hierba húmeda, y de árboles frondosos rebosantes de vida.
Así fue su rostro en antaño, en los días de juventud durante la formación del mundo, antes de ser maltratada magullada desolada humillada vencida e injuriada como una simple esclava del hombre.
Ha perdido la fe, el amor que sentía, la bellísima inocencia que ostentaba, ha escondido su gran sabiduría adquirida , la ha guardado y olvidado para no volver a tener piedad de aquellos que la han convertido en poco más que un triste “despojo” …

Alberga hacia ellos un profundo resentimiento que va creciendo para convertirse en odio, rabia, ira … y, sobre todas las cosas, espera el momento de la venganza y, todo hay que decirlo, no tiene ya todo el tiempo del mundo para aguardar , sus días se acaban y por ello, a pesar de que los demás perecen junto a ella , quiere mostrarse al final, antes de su anunciado final, antes de que alguno que otro consiga escapar hacia otros mundos para volver a sembrar la misma destrucción que ahora la acomete y la mata… no, ya no queda mucho tiempo más, se acabó el tiempo, y sobre todo, se acabó su paciencia.


Sonya mira desolada en lo que se ha convertido el mundo en el que vive…¡en lo que lo han convertido!
Pese a todo sus ojos aún brillan con esperanza, no se llenaron de la maldad que se practica a su alrededor a cada instante, ni se han acabado nublando por la multitud de injusticias que contempla día a día. Mantiene sus ojos inocentes y puros aún sin saber el gran logro que en ello reside, ignorante a que el resto de personas no han sido capaces  de permanecer fieles a lo que creían y pensaban tiempo atrás, a aquellas cosas que antaño juraban y perjuraban ser incapaces de hacer bajo ninguna circunstancia … ay dolor! todos, absolutamente todos sucumbieron a los deseos egoístas  y se contagiaron los unos a los otros con ideas perversas, engaños, peleas, mentiras despiadadas y cualquier cosa que les llevase a sobrevivir del mejor modo posible.

“haz que tus ojos no miren lo que es perjudicial, y hazlos pasar de largo ante lo inútil y vano.” – repite una y otra vez una extraña voz en su cabeza…

¿Esa pasividad es nobleza, estupidez o cobardía? se pregunta confusa!! – pero siente paz en su interior, algo que parecía haber perdido el resto de la humanidad, se sentía bien con ella misma.

Recuerda los días de los presidentes… sus mentiras electorales y engaños. recuerda que por entonces ésto se veía venir … pero… ¿poque sólo se podía elegir entre dos opciones cuándo la solución no estaba en ninguna de ellas? ¡hasta ella que no sabía nada acerca de política y a pesar de ser tan joven había tenido claro eso!

Volvió a mirar en su regazo, allí tenía aún las gastadas y sucias hojas impresas que el viento hubo traído hasta ella esa misma tarde desde algún lugar lejano… le gustaron tanto aquellas palabras que las releía con constancia.

Los ojos inocentes pasan todo por alto, no ven ofensas ni desprecios, no aprecian engaño alguno , creen y tienen fe en todo momento.
El mismo está protegido del veneno que le lanzan porque no lo percibe como tal , por lo tanto es inmune .

Bendita inocencia, el recurso más preciado que tienen todos los niños y tan sólo algún que otro adulto carente de malicia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.