Grandes Mujeres: Simone Weil

Simone Weil
París 1909 – Ashford 1943

simone_weil

La filósofa que cogió su fusil

Considerada una mística cristiana, hizo de su vida una entrega la lucha contra la presión social y al conocimiento de las insondables profundidades del sufrimiento humano.

Desde niña manifestó una acusada sensibilidad hacia el dolor ajeno. Con apenas 5 años toma conciencia de la miseria de los soldados que sufren en las trincheras de la Primera Guerra Mundial. Sus biógrafos cuentan que guardaba los terrones de azúcar para enviárselos a los que luchaban en el frente. Educada en el prestigioso Liceo Henri IV, continúa sus estudios de literatura y filosofía en la Universidad de la Sorbona. Podríamos decir que es una parisina de familia acomodada, culta y laica, una joven como tantas, pero no sería cierto, Simone Weil es alguien diferente.

Empatizar con el dolor ajeno

La escritora francesa Simone de Beauvoir, que coincidió con ella en la Facultad de Filosofía, contaba cómo al llegar la noticia de una gran hambruna que asolaba China, Simone rompió a llorar

esas lágrimas” – afirmaba Beauvoir . “Me forzaron a respetarla incluso más que por sus extraordinarias dotes filosóficas“.
Con 22 años, comienza a trabajar como profesora de instituto. El afán por la justicia le impide ser indiferente ante el sufrimiento de los más pobres y la lleva a colaborar en las luchas sindicales de obreros y estudiantes que agitan Europa. Pero no le basta con la solidaridad , desea experimentar la injusticia que se abate sobre las clases trabajadoras.

simone2

Renuncio a sus privilegios

En 1934, decide dejar atrás su vida acomodada y convertirse en obrera compartiendo la fatiga y la precariedad de los trabajadores en las fábricas francesas . Trabaja como obrera en la casa Renault coma experiencia que recoge en un libro prodigioso; Diario de fábrica: Allí recibí la marca de esclavo.

Con el estallido de la Guerra Civil española, y sin dejar de militar por un pacifismo intransigente , marcha a Barcelona para unirse al bando republicano.

“El sufrimiento de los otros ha entrado en mi carné y en mi alma” – escribe.

La experiencia de la guerra la llevan finalmente a abrazar el cristianismo, pero ella va por libre, es heterodoxa, de hecho se bautiza poco antes de morir. Lejos de vivir la religión con resignación, se entrega un viaje intelectual, vital y sin retorno, un viaje a las profundidades del dolor humano qué refleja en sus escritos . En ese momento, los ejércitos alemanes se extienden como una mancha de tinta sobre Europa. Simone intenta organizar un cuerpo de enfermeras de vanguardia coma que trabajen en el frente, en París, pero finalmente no tiene más remedio que huir a la Francia libre dónde trabaja como obrera agrícola y continúa escribiendo.

Coherente hasta el final

En noviembre de 1942 llega a Inglaterra. Su estado de salud es frágil , el trabajo extenuante y el hambre pasan factura a su débil cuerpo. Aún así, pide a los hombres del general De Gaulle que la lleven a Francia para organizar un cuerpo de enfermeras y ayudar a la resistencia. Se lo deniegan. Al ser judía, corre el riesgo de ser deportada.

El escritor Albert Camus edito su amplia obra filosófica, poética y política. .
“El único gran espíritu de nuestro tiempo “- así la definió.

Enferma de tuberculosis, Simone Weil murió en el sanatorio de Ashford (condado de Kent, Inglaterra) el 24 de agosto de 1943, tenía 34 años. Sus obras fueron publicadas en forma póstuma por sus amigos.

ALGUNAS FRASES DE SIMONE

• «Solo el equilibrio deshace la fuerza»

• «El avaro, por ansia de su tesoro, se priva de él»

• «La belleza es la armonía entre el azar y el bien»

• «Hay que realizar lo posible para alcanzar lo imposible»

• «La atención absolutamente pura y sin mezcla es oración»

• «El orden social no puede ser más que un equilibrio de fuerzas»

• «La creación: el bien hecho trozos y esparcido a través del mal»

• «Matar con el pensamiento todo cuanto se ama: única manera de morir»

• «La energía necesaria reside en mí, ya que con ella tengo para vivir»

• «La creencia en la existencia de otros seres humanos como tales es amor»

• «El mal es ilimitado, pero no infinito»


– Se recuperan los poemas y el legado humano de Simone Weil

2 comentarios en “Grandes Mujeres: Simone Weil

  1. En junio fue el día Orwell y participé en una ruta guiada acerca de él en el casco antiguo de Barcelona. Fue allí donde supe de lo que gente como Weil y Orwell había hecho por nosotros y me sentí feliz por lo hermoso de esa empatía tan grande entre seres humanos desconocidos, pero también triste por que no sé dónde encontrarla hoy en día. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.