Grandes Mujeres: Aleen Cust .

Aleen Cust .
La primera veterinaria

Está irlandesa nacida en el siglo 19, cuando las mujeres no podían ni siquiera pensar en estudiar una carrera, desafío a la Inglaterra victoriana de su época y se matriculo en la universidad de veterinaria de Edimburgo, a media dos de la década de 1890, con un nombre falso, A.l. Custance , para evitarle a su familia el escándalo de que una joven de clase alta quisiera desempeñar un trabajo considerado de hombres.
No fue esa la única prueba que tuvo que superar Aleen Cust . En 1897 rechazaron su solicitud para hacer examen profesional con la excusa de que las pruebas habían sido pensadas para estudiantes y en esta categoría no estaban incluidas las mujeres.
Asi que Se quedó sin título oficial, aunque en 1900 le dieron una acreditación en la que se reconocía que había finalizado su formación y demostrado su competencia. Con ese papel, pudo trabajar de aprendiz y asistenta, pero no como veterinario oficial.

 

Un rechazo tras otro

Aleen_Cust_portrait

Cuando estalló la primera guerra mundial, se trasladó a Francia donde, ante la necesidad de veterinarios para ocuparse de los caballos, pudo ejercer su profesión extraoficialmente. Acabada la contienda en 1918, regreso al Reino Unido pensando que , tal vez, su labor en la guerra la ayudaría a que le dieran por fin el título. Pero lo único que le permitió ser reconocida como una veterinaria profesional fue la aprobación de una ley en 1919 que impedía que una mujer pues excluida de una profesión por su sexo. Con la legislación en la mano, Allen reclamo hacer examen oficial y, en 1922, fue presentada , al fin, como la primera veterinaria del país.

Cust solo continuó ejerciendo como veterinario por otros dos años, retirándose en 1924. se mudó a la aldea de Plaitford , en New Forest en Hampshire , Inglaterra. Murió de insuficiencia cardíaca en Jamaica el 29 de enero de 1937 mientras visitaba a amigos.

Como bien dijo Connie Ford, una veterinaria licenciada en 1933 y Dama del Imperio Británico: “para las estudiantes que no fueron admitidas en la Universidad de veterinaria de Londres hasta 1927 , Cust era una leyenda y un ejemplo. Su nombre era como un grito de batalla en nuestros momentos más oscuros”  – Connie Ford

“He tenido el privilegio inestimable de alcanzar la ambición de mi vida”.

Allen Cust.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .