Julen se fue, el pequeño no pudo soportarlo, no pudo aguantar en las entrañas de la tierra un rescate de 13 días, ayer noche toda España esperaba el milagro, toda España desvelada seguía a pies juntillas el tortuoso y dificultoso rescate del pequeño. Nadie imaginaba, a pesar de las circunstancias, que el desenlace final resultaría ser tan cruel, tan injusto, después de todo… tan inesperado….

 

Ayer mostramos a las claras, que aún somos capaces de creer en los milagros, en los finales felices, tuvimos fe y aunamos fuerzas los unos con los otros, montones de gente de distintas ideologías, de diferentes clases sociales, de distintos lugares de la geografía terrestre, y todos a una, quisimos transmitir el mismo mensaje: Esperanza.

Hoy sabemos qué tristemente el milagro no se cumplió, que la esperanza ha quedado enturbiada y cruelmente salpicada por una realidad que, ayer, nadie estaba dispuesto a creer, una realidad a la que nadie quiso ceder ni un centímetro de terreno ni siquiera en la imaginación , una realidad injusta, cruel e inmerecida.

munecas_juntas
Que nadie olvide lo que hemos sido durante estos 13 días, ni cómo hemos sido, ni como nos hemos mostrado a los demás.

Fueron 13 días durante los cuales todos fuimos uno… Estuvimos pendientes del bienestar ajeno, pensamos en otros antes que nosotros, estuvimos dispuestos a hacer esfuerzos, de haber hecho falta nos sentimos incluso capaces de viajar hasta allí para arrimar el hombro y ser útiles de la mejor manera posible sin que nos importase en qué consistiese la labor que se nos asignase. Sí, así fue, Julen consiguió lo que normalmente nadie puede conseguir, nos hizo mejores personas nos hizo mejores individuos, nos ha hecho volver a creer en nosotros, en la buena gente y en la satisfacción que resulta darlo todo en pro de aquellos que sufren. Ahora que todo ha terminado, aunque probablemente muchos estén  empezando una larga etapa de duelo, muy dolorosa, vacía, llena de obstáculos a vencer .

No olvidemos la gran lección que hemos aprendido mediante este suceso imprevisto, un suceso que jamás debió suceder. Que nadie olvide lo que hemos sido durante estos 13 días, ni cómo hemos sido, ni como nos hemos mostrado a los demás , solo si realmente la sociedad llega a aprender y a demostrar que hemos aprendido la lección y qué tal como hemos funcionamos durante 13 días , estamos dispuestos y somos capaces de funcionar  365 días al año!!  entonces, probablemente ya no tengamos que hablar de una total desesperanza, ni de una perdida total.

El pequeño Julen se queda con nosotros en nuestros corazones, al igual que siguen con nosotros otros pequeños a los que no vamos a olvidar jamás y que de un modo parecido, también nos hicieron dar lo mejor de nosotros.

Nos mostraron la mejor versión del ser humano la mejor versión de nosotros mismos, ahora es nuestro trabajo mantenerla activa 24 horas al día, y demostrarnos a nosotros mismos que no todo el esfuerzo realizado resulta en vano cuándo las expectativas no llegan a cumplirse. De ninguna manera! El rescate de Julen no habrá sido en vano sí así lo resolvemos en nuestro corazón,