Querido diario!
Estoy cansada de escuchar noticias que son verdaderas atrocidades, de muertes sin sentido, palizas a niños a mujeres a ancianos a seres humanos frágiles y vulnerables. Estoy cansada de ver tanta maldad oculta en seres despreciables y cobardes que sólo se atreven a maltratar a los débiles.
Pero sobre todo estoy cansada de oír cómo se protege ésta cobardía y a estos seres que no merecen nada pero se les ofrece todo.
Harta de justicia corrupta, de derechos a los criminales que se salen una y otra vez con la suya.

Harta de impunidad de falsedad, de iniquidad y falta de protección hacía los que realmente son víctimas, los realmente vulnerables, los débiles, los oprimidos, de esos a los que sólo el silencio defiende, sólo la sangre grita desde el suelo en pro de ellos, sólo los hechos suplican una “verdadera justicia”… algo utópico e inexistente.
Pero nadie escucha, nadie obra, nadie protege ni defiende , nadie los llora ya , tan sólo caen en el olvido… si!! Cuántas veces han de caer?
Cuántas veces han de morir en éste cruel e injusto mundo?

mujer-duelo

Les Brindan un minuto de silencio, y después el silencio se hace eterno, es silencio es de hecho, lo único que hablará por ellos,
después el olvido será todo el legado pertinente que nos dejen.

Silencio y olvido tras un nombre pronunciado al viento, evocado por el recuerdo de alguien cercano, alguien cuya vida quedó marcada, alguien cuyo destino fue cambiado, alguien que no volverá a vivir plenamente y que jamás verá con sus ojos su sed de justicia satisfechos…  absolutamente nada hallará ya de una sociedad corrupta que les arrebató todo.
Silencio, olvido y un nombre pronunciado al viento, un nombre de alguien que no volverá.